FUNDACIÓN DE LA MERCED PARA LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y LA INTEGRACIÓN SOCIAL (FUNDAMER)

PLEGARIA A SANTA MARÍA DE LA MERCED
REDENTORA DE CAUTIVOS Y PRESOS

Virgen de la esperanza,
patrona de los cautivos y presos,
un año más acudimos ante ti con sentida confianza
para presentarte a nuestros hermanos
afligidos por la privación de libertad.

Tú, Madre peregrina,
sabes lo que es vivir en el desarraigo,
no encontrar morada, ser rechazada
y tener que vivir con el alma en vilo.
Por eso, sabes bien lo que siente nuestra gente.
Por eso, a nadie dejas sin regalar, callada, tu esperanza.

No necesitas que te recordemos sus rostros,
ni que te narremos sus historias.
Muchas veces, aún sin saberlo ellos, Tú, Señora,
atendiste su clamor, formulado en lenguas tan diversas.
Tú, con maternal solicitud,
te hiciste presente en la soledad de sus celdas.
Rompiendo los más severos aislamientos,
dejaste pasar a borbotones y sin distingos
entre sus hormigonados y amargos muros
la gracia amorosa y sanante de tu Hijo.

Señora llena de la Gracia del Señor,
imploramos por ellos y por sus familias.
Te pedimos que alivies su sufrimiento y el dolor que pudieron causar.
Acuérdate de quienes deben cuidar de ellos
y de quienes solidariamente les acompañan.
Ilumina en los penados su conciencia.
Da fuerza en la separación a sus allegados.
Señora del Buen Consejo,
Otorga acierto, sabiduría y humanidad a los funcionarios
y haz de nuestras capellanías y de sus diligentes voluntarios cristianos,
heraldos de Buena Noticia liberadora.

Acércanos a todos al Reino de tu Hijo,
bendito Libertador de cautivos,
profeta descerrajador de mazmorras injustas,
valeroso defensor de causas perdidas.
Él pasó por el mundo haciendo el bien,
Curando a muchos de sus dolencias.
Dios estaba con Él. Dios era Él.
Por eso, también se hace presente en el dolor de cada preso,
y nos invita a todos a aliviar sus penas,
a hacer lo más corta posible su estancia,
lo más dignificantes sus condiciones de vida
y a empeñarnos en que un día se realice el sueño de Dios
y se cierren todas las prisiones de la tierra.

Para que ese día se acerque,
ilumina a los Cuerpos legislativos de las naciones,
inspira a los Gobernantes
y a los responsables de las Instituciones penitenciarias.
Que legislen y actúen con humanidad y con prudencia,
que apuesten por alternativas menos dolorosas que la cárcel,
que no abdiquen del ideal de reinserción social que debe presidirla.

Haz, Madre de la Divina Misericordia,
que abandonemos definitivamente toda senda retributiva
y avancemos por el sendero de la justicia restaurativa.
Que, por fin, el perdón venza al odio
y la indulgencia a la venganza.

Dulce Madre nuestra,
Madre de todos,
María de la Merced,
Redentora de cautivos,
maternal brasero que mantiene vivo el rescoldo de la esperanza,
¡Alienta nuestro caminar!
¡Virgen de la Merced,
Abogada nuestra
Intercede por nosotros¡

Monseñor Joan Enric Vives i Sicilia
Obispo de Urgell, España 
Coprincipe de Andorra

 

Volver a Textos

HOME

 

| Quienes Somos | About us | Qui sommes nous | Quem somos | Uber Uns | Chi siamo |

| Areas | Cultural | Religioso | Educativo | Institucional | Cursos | Imágenes | Voluntarios | Sumarse | Donaciones | Contacto | Juan Pablo Diez Ledesma | Auspicios | Premios | Benefactores | Radio | Textos | Enlaces |

 

| Fundación de la Merced (FUNDAMER) | Argentina | Ph: +5411 4807-0536 | info@fundaciondelamerced.org.ar |